“No hay peor tiranía que la que se ejerce a la sombra de las leyes y bajo el calor de la justicia” Montesquieu.

El filósofo y jurista francés Charles Louis de Secondat, señor de la Brède y barón de Montesquieu fue quien acuñó esta frase, como el articulador de la separación de los poderes del Estado. Ayer se recordó el aniversario número 330 de su natalicio.

Sin duda alguna, Montesquieu estaba en lo cierto al afirmar que las peores tiranías son aquellas cometidas bajo el calor o amparo de la justicia. Esto puede ser observado en el presente como es el caso venezolano y de la misma manera en diversas etapas históricas.

Pareciera increíble tener que recordar esta frase en particular de Montesquieu pero las caóticas situaciones que azotan al mundo y en particular a América Latina a raíz de la permanencia de gobiernos tiránicos, hace que sea una obligación rememorarla.

Hoy en día, gobiernos tiránicos como el de Nicolás Maduro o Daniel Ortega se resguardan en supuestas leyes, las cuales son modificadas según antojo de los mismos a fin de atornillarse en el poder para el detrimento de la población. De tal manera, que las leyes son utilizadas como herramienta de la injusticia.

Por otra parte, Montesquieu esbozaba que los países no se encuentran cultivados en razón de su fertilidad, sino en razón de su libertad. En otras palabras, no tiene relevancia alguna la cantidad de recursos naturales que un Estado pueda tener para lograr el tan ansiado desarrollado sino que el mismo depende del grado de libertad que exista en el mismo.

Pareciera ser un simple enunciado, sin embargo si se tiene en cuenta la evidencia empírica disponible al alcance de todo aquel que cuente con internet, uno podrá contemplar que lo propuesto por Montesquieu era correcto.

Para ello uno puede dar una breve lectura al Índice de Libertad Económica de la Heritage Foundation o del Fraser Institute y podrá observar que aquellos Estados que se encuentran en las primeras posiciones de dichos índices son aquellos en donde se concede mayores grados de libertad para la población y al mismo tiempo son los Estados con las economías más desarrolladas.

Es así que Nueva Zelanda ocupa el puesto número 3 entre los más libres del mundo mientras que la República Bolivariana de Venezuela se encuentra en el puesto número 179 sólo por delante de Corea del Norte. Ahora bien, ¿Cuál de los dos Estados posee mayores recursos naturales?

Venezuela tiene el valor de más de 14.3 trillones de dólares en recursos naturales no utilizados y la mayoría de los minerales se encuentran administrados por el Estado, es decir por Maduro y sus secuaces. Este es el Estado que cuenta con mayores reservas petrolíferas, incluso más que la reservas combinadas de Estados Unidos, México y Canadá.

Sin embargo, Nueva Zelanda que no se encuentra entre los países que poseen mayores recursos naturales en el mundo, si ocupa un puesto como Estado desarrollado acorde al informe del World Economic Situation and Prospects 2018 de las Naciones Unidas.

Teniendo esto en consideración esto, Montesquieu estaba en lo correcto en afirmar que el desarrollo es una causa directa de la libertad y no de la fertilidad — recursos.

A modo de conclusión, transcribo dos frases que en la mayoría de los países de América Latina, Paraguay no es la excepción, no se cumplen y rezan “La ley debe ser como la muerte, que no exceptúa a nadie” y “Una injusticia hecha al individuo es una amenaza para toda la sociedad”.

Hoy en día, la ley exceptúa a quienes ostentan los cargos de poder , violando de esta manera la igualdad ante la ley, ergo el Estado de Derecho. Las injusticias contra los individuos son cometidas diariamente dado que hoy en día se desarrolla un sistema inquisitorio dejando de lado la presunción de inocencia para quienes son colocados en el banquillo de los acusados.

Categorías: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *